sábado, 29 de noviembre de 2008

¿Dónde están las manos de Dios?


Cuando observo el campo sin arar, cuando los aperos de labranza están olvidados, cuando la tierra esta quebrada y abandonada.

Cuando miro tantos niños abandonados, tantos hermanos que lloran , tantas guerras. Cuando miro las lagrimas , la baja estima , la tristeza , los odios , el inconformismo ……. me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?.

Cuando observo la injusticia, la corrupción, el que explota al débil. Cuando veo al prepotente y pedante, enriquecerse del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino carente de recursos para defender sus >derechos, me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?.

Cuando contemplo a esa anciana olvidada, cuando su mirada es nostálgica y balbucea aún palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?.

Cuando miro a ese joven, antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol. Cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora con harapos, sin rumbo, sin destino; me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?.

Cuando esa chiquilla que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar la existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale a vender su cuerpo; me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?.

Cuando aquél pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico o su miserable cajita de dulces sin vender. Cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán o debajo de algún puente titiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren sufrágil cuerpecito. Cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanza vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto: ¿Dónde están las manos de Dios?.

Y me enfrento a él y le pregunto: ¿Dónde están tus manos Señor?, para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados. .

Después de un largo silencio, escuché su voz que me reclamó: ¿No te has dado cuenta que TÚ eres mis manos?. ¡Atrévete a usarlas para lo que fueron hechas, para dar amor y alcanzar las estrellas!. .

Y entonces comprendí que las manos de Dios somos TÚ y YO. Nosotros somos los que tenemos la voluntad, el conocimiento y el coraje para luchar por un mundo más humano y más justo, aquellos cuyos ideales sean más altos que no puedan acudir a la llamada del destino, aquellos que desafiando el dolor, la crítica, la blasfemia, se reten a sí mismos para ser las manos de Dios. .

Señor, ahora me doy cuenta que mis manos están sin llenar, que no han dado lo que deberían dar. Te pido perdón por el amor que me diste y que no he sabido compartir. Sé que las debo usar para amar y conquistar la grandeza de la creación. El mundo necesita esas manos llenas de ideales y estrellas, cuya obra magna sea contribuir día a día a forjar una civilización. Unas manos que busquen valores superiores, que compartan generosamente lo que Dios nos ha dado y puedan al final llegar vacías al cielo porque entregaron todo el amor para el que fueron creadas…

Y entonces Dios seguramente dirá: ESTAS, ¡SON MIS MANOS!. Bendice mis manos… Señor Dios…

Genesis 1:25-28

Dios hizo los animales domésticos,
los animales salvajes, y todos los reptiles,
según su especie.
Y Dios consideró que esto era bueno, (26) y dijo: "Hagamos al *ser humano
a nuestra imagen y semejanza.
Que tenga dominio sobre los peces del mar,
y sobre las aves del cielo;
sobre los animales domésticos,
sobre los animales salvajes,[2]
y sobre todos los reptiles
que se arrastran por el suelo." (27) Y Dios creó al ser humano a su imagen;
lo creó a imagen de Dios.
*Hombre y mujer los creó, (28) y los bendijo con estas palabras:
"Sean fructíferos y multiplíquense;
llenen la tierra y sométanla;
dominen a los peces del mar y a las aves del cielo,
y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo."

Gracias Dios!!!!!!!!!

domingo, 23 de noviembre de 2008

Gracias a Dios tengo problemas...




(Salmo 73:1-28)
En verdad, ¡cuán bueno es Dios con Israel,
con los puros de corazón!
Yo estuve a punto de caer,
y poco me faltó para que resbalara.
Sentí envidia de los arrogantes,
al ver la prosperidad de esos malvados.
Ellos no tienen ningún problema;
su cuerpo está fuerte y saludable.[1]
Libres están de los afanes de todos;
no les afectan los infortunios humanos.
Por eso lucen su orgullo como un collar,
y hacen gala de su violencia.
¡Están que revientan de malicia,
y hasta se les ven sus malas intenciones!
Son burlones, hablan con doblez,
y arrogantes oprimen y amenazan.
Con la boca increpan al cielo,
con la lengua dominan la tierra.
Por eso la gente acude a ellos
y cree todo lo que afirman.
Hasta dicen: "¿Cómo puede Dios saberlo?
¿Acaso el *Altísimo tiene entendimiento?"
Así son los impíos;
sin afanarse, aumentan sus riquezas.
En verdad, ¿de qué me sirve
mantener mi corazón limpio
y mis manos lavadas en la inocencia,
si todo el día me golpean
y de mañana me castigan?
Si hubiera dicho: "Voy a hablar como ellos",
habría traicionado a tu linaje.
Cuando traté de comprender todo esto,
me resultó una carga insoportable,
hasta que entré en el santuario de Dios;
allí comprendí cuál será el destino de los malvados:
En verdad, los has puesto en terreno resbaladizo,
y los empujas a su propia destrucción.
¡En un instante serán destruidos,
totalmente consumidos por el terror!
Como quien despierta de un sueño,
así, *Señor, cuando tú te levantes,
desecharás su falsa apariencia.
Se me afligía el corazón
y se me amargaba el ánimo
por mi *necedad e ignorancia.
¡Me porté contigo como una bestia!
Pero yo siempre estoy contigo,
pues tú me sostienes de la mano derecha.
Me guías con tu consejo,
y más tarde me acogerás en gloria.
¿A quién tengo en el cielo sino a ti?
Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra.
Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu,[2]
pero Dios fortalece[3] mi corazón;
él es mi herencia eterna.
Perecerán los que se alejen de ti;
tú destruyes a los que te son infieles.
Para mí el bien es estar cerca de Dios.
para contar todas sus obras.


Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; era como una bestia delante de ti. Sal 73:21, 22.

Hay cosas que no tienen explicación. Un día visité en el hospital a una joven que había intentado suicidarse. El novio la había dejado faltando solo tres semanas para el casamiento.

"¿Por qué Dios permitió que me pasara eso a mí?", me preguntó llena de amargura. A veces me gustaría tener todas las respuestas. Las personas se sienten asfixiadas por aquel dolor: ¿Por qué hay padres que perdieron a su hijo, gente que fue víctima de una tragedia? ¿Por qué hay personas sinceras que no logran entender tantos "porqués" de la vida?

El salmo de hoy describe la amargura que sintió un hombre al preguntarse tantas cosas y recibir como respuesta apenas el silencio de Dios. Este hombre se llamaba Asaf. Hay cosas que él no entendía. ¿Por qué los justos sufren y los impíos prosperan? ¿Qué clase de Dios es ese que parece incapaz de atender el clamor de sus hijos?

Para poder comprender algunas cosas tú necesitas retirarte, meditar, observar y permitir que Dios te hable al corazón. Fue lo que le pasó al salmista. El Salmo 73 es el fruto del tiempo que Asaf tomó para meditar.

La reflexión de Asaf no fue aquella reflexión introspectiva o filosófica, a través de la cual tú pretendes llegar a respuestas dentro o alrededor de ti, analizando las circunstancias que envuelven los hechos. Asaf dice: "Cuando pensé para saber eso, fue duro trabajo para mí, hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos". *

El Santuario no era para Israel apenas un templo físico, era también la presencia de Dios. A solas con Jesús, en su compañerismo y en sus brazos, tú verás que hasta las cosas incomprensibles de esta vida, tienen sentido.

Cuando finalmente Asaf entendió que las conquistas y victorias de los impíos no significan necesariamente una victoria, que el sufrimiento de los justos no es una derrota, tuvo vergüenza y dijo: "Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; era Como una bestia delante de ti".

*Sal. 73:16, 17.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Un minuto antes de la media noche


David Wilkerson

Vemos en 1ra de Samuel 13 que Saúl enfrentó un momento crucial que todo creyente deberá confrontar eventualmente. Es un tiempo de crisis donde somos forzados a decidir si esperamos a Dios por fe, o nos volvemos impacientes y ponemos mano en el asunto.

El momento crucial de Saúl vino cuando nubes siniestras de guerra se aglomeraban sobre Israel. Los Filisteos habían reunido un gran ejército de caballería, carrozas de fierro, y legiones de soldados que blandían sus armas modernas. En contraste, los Israelitas sólo tenían dos espadas en todo su ejército – una le pertenecía a Saúl y la otra era de su hijo, Jonatán. Todos los demás tenían que usar armas como ser lanzas que habían fabricado de los implementos que usaban para la agricultura.

Una semana antes, Samuel le había advertido a Saúl que lo esperase en Gilgal antes de ir a la batalla. El profeta había dicho que él llegaría después de siete días para ofrecer los sacrificios apropiados al Señor.

Cuando llegó el séptimo día y Samuel no había llegado, los soldados de Saúl empezaron a dispersarse. Peor aún, el rey no tenía la dirección de Dios para la batalla.

¿Qué decisión tomó Saúl? ¿Se paró firme, declarando, “No importa si Samuel tarda ocho días en llegar, yo voy a permanecer en la Palabra que Dios me dio. Ya sea que viva o muera, yo obedeceré su mandato”? No – Saúl entró en pánico. El permitió ser abrumado por sus circunstancias. Y él terminó manipulando sus acciones para evitar la Palabra de Dios. El ordenó al sacerdote que estaba presente, hacer los sacrificios sin Samuel. Y al haber hecho esto, él cometió un pecado grave contra el Señor (ver 1ra de Samuel 13:11-12).

No – Dios nunca se atrasa. En todo momento, Dios conocía cada paso que Samuel estaba tomando hacia Gilgal. El había colocado al profeta en un sistema de navegación celestial, que apuntaba a su llegada en el segundo preciso. Samuel llegaría allí el día séptimo, aún si fuese un minuto antes de la media noche.

Dios no ha cambiado a través de los siglos. Y él está interesado en que sus hijos obedezcan su mandato: “Obedezcan la voz del Señor, y no sean rebeldes al mandato del Señor” (1ra Samuel 12:15 parafraseado). No importa si nuestras vidas están fuera de control – debemos caminar en completa confianza en el Señor. Aún si las cosas parecen sin esperanza, no debemos actuar en temor. En lugar de eso, tenemos que esperar pacientemente a que él nos libre, tal como lo promete su Palabra.

El hecho es que, Dios estuvo al lado de Saúl mientras el ejército masivo de los Filisteos marchaba hacia él. Dios conocía la crisis en la que estaba Saúl, y su ojo estaba en cada detalle.

Nuestro Dios ve cada detalle de la crisis de usted. El ve todos los problemas de la vida que lo están apretando. Y él está absolutamente consciente de que su situación se torna peor cada día. Aquellos que oran y esperan en él con fe calmada, nunca están en ningún peligro real. Es más, él conoce los pensamientos suyos de pánico:”Yo no sé cómo voy a poder pagar esta deuda…No tengo ninguna esperanza para mi matrimonio…No sé cómo podré seguir con trabajo…” Pero su mandato continúa siendo verdadero: “No entres en pánico, ni te me adelantes. No debes de hacer nada más que orar – y depender de mí. Yo honro a todo aquél que pone su confianza en mí. “

Considere éstas palabras que Dios ha dado a su iglesia: “Sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6). “Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio” (Salmo 62:8). “Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová; El es vuestra ayuda y vuestro escudo” (Salmo 115:11). “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:5-6).

La incredulidad es mortal, y sus consecuencias son trágicas. Y enfrentaremos graves consecuencias si tratamos de desenredarnos nosotros mismos de nuestras dificultades, en lugar de confiar en que Dios nos sacará de ellas.
--------------------

¿Estás deprimido/a?


El corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos.
Proverbios 17:22.

Bajo el título de “Su nombre era Deprimida”, Jan McCray narra la siguiente historia:


“Conocí a Pati a través de un grupo de estudio bíblico, donde disfrutaba de su deleite y entusiasmo por Jesús. Es una de las personas más sinceras que he conocido; ama a Jesús con pasión. Pero no siempre fue así.


Pocos años antes, Pati se auto describía como creyente “nominal”, desconectada de Dios, excepto por las oraciones de su madre, cristiana firme. Cuando los hijos de Pati tenían cinco y siete años, ella cayó en una severa depresión. Su médico la puso bajo antidepresivos, pero la oscuridad persistió.


Algunos días no podían recordar si les había dado desayuno a sus niños; se sentía aislada de todo. Desesperada, tomó el consejo de su madre de orar y leer la Biblia, pero no se podía concentrar lo suficiente.


Algunas noches se paraba frente a la ventana después que todo se acostaba y miraba al cielo oscuro. Deseaba que Dios la dejara morir y así salir de aquella miseria. Un día, mientras hacía sus deberes de madre y ama de casa, sintió que estaba haciendo algo que parecía una decisión involuntaria de su corazón.


Todo el día estuvo diciéndose a sí misma que tal vez sus hijos estarían mejor sin ella. Pero, en su desesperación, Pati elevó a Dios una petición desde su corazón: “por favor, ayúdame Dios, ¡si es que estas ahí!”, gritó. “Envía a alguien hoy mismo para que me ayude, ¡si es que eres real!”

A primera hora de la tarde, alguien llamó a su puerta. Al abrir, se encontró con una mujer, que le dijo: “¡He venido a decirle lo mucho que Jesús la ama!” Ella no sabía si llorar o explotar de alegría. Dios le respondió a Pati.


No solo envió a alguien para que la disuadiera de sus equivocados pensamientos, sino que instruyó a su sierva para que le diera una muestra del amor divino a través de su persona. La crisis depresiva de Pati le abrió el corazón a un anhelo por Dios que nunca supo que existía.

Probablemente su madre estuvo orando ese día en el que Pati no solo le gritó a Jesús, sino que comenzó a sentir hambre y sed de él. En esa ocasión, Pati le pidió a Dios que se le mostrara y él lo hizo de manera directa, personal e inconfundible, y le cambió su nombre de Deprimida a Amada.


Pati desarrolló un hermoso ministerio para alcanzar a quienes, como ella en el pasado, sentían que no le importaban a nadie.

Si hoy tú estás deprimido lo único que debes hacer es clamar a Dios y con un corazón humillado y sincero simplemente dile: Dios! ayudame!

“Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. Jeremías 33:3

martes, 18 de noviembre de 2008

Tú determinas como llegar al mismo final.




Eclesiastés 9:2
Para todos hay un mismo final:
para el justo y el injusto,
para el bueno y el malo,
para el puro y el impuro,
para el que ofrece sacrificios
y para el que no los ofrece;
para el bueno y para el pecador,
para el que hace juramentos
y para el que no los hace.

• Como seres humanos nacemos por causa natural, en el vientre de nuestra madre.
• Todos estamos bajo las mismas condiciones de gestación. Dos células se unen dentro de un útero, no pudiendo solo de una célula (espermatozoide u óvulo) crearse un embrión y mucho menos fuera del útero.
Dada estas circunstancias, no hay súper poder que nos haga diferentes como seres humanos. Así también estamos destinados a morir, en tiempo y forma previamente escogidos a lo largo de nuestra vida.

Eclesiastés 9:6-10
Sus amores, odios y pasiones llegan a su fin, y nunca más vuelven a tener parte en nada de lo que se hace en esta vida.
¡Anda, come tu pan con alegría! ¡Bebe tu vino con buen ánimo, que Dios ya se ha agradado de tus obras!
Que sean siempre blancos tus vestidos, y que no falte nunca el perfume en tus cabellos.
Goza de la vida con la mujer amada cada día de la fugaz existencia que Dios te ha dado en este mundo. ¡Cada uno de tus absurdos días! Esto es lo que te ha tocado de todos tus afanes en este mundo.
Y todo lo que te venga a la mano, hazlo con todo empeño; porque en el *sepulcro, adonde te diriges, no hay trabajo ni planes ni conocimiento ni sabiduría.

• Todo, absolutamente todo llega a su fin en tiempo y forma, lo que alguna vez fue un todo, se vuelve una nada.
• La vida es una consecuencia de nuestra toma de decisiones, tenemos libre albedrío por la gracia de Dios. Para que nuestra vida sea vivida y no fue para sufrirla... Así como en el inicio Adán y Eva, ellos decidieron.

Juan 10:10
El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia (Jesucristo)

• Los problemas son oportunidades para aprender y crecer, cada persona que nos trata de manera injusta nos da la oportunidad de demostrarle a Dios lo bueno que podemos esforzarnos por ser, como hijos de Dios que somos.
• Acaso es correcto que el hijo del dueño de la hacienda trate mal al obrero, por más que este no se comportó de manera correcta?
• Todo llega a su fin en esta vida, nuestro paso por la misma está marcado por las decisiones que tomamos, es así como Dios quiere que iniciemos nuestra preparación para la eternidad, decidiendo donde queremos estar.
• Así que esfuérzate y sé valiente (Josué 1:1-9) para que te vaya bien en el inicio de tu largo camino de la mano de Dios.

Dios te guarde y bendiga ricamente a ti y a los tuyos!!!!

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Amanecer con Dios


Pedro el Grande gobernaba desde un palacio lleno de algunas de las más exquisitas obras de arte producidas en el mundo de ese tiempo. Sin embargo, cuando meditaba en el amanecer, se preguntaba cómo era posible que los hombres fueran tan tontos que no se levantaran todas las mañanas para contemplar una de las escenas más gloriosas del universo.

“Se deleitan”, dijo, “mirando un cuadro, el trabajo insignificante de un mortal, y a la vez descuidan uno pintado por la mano de la Deidad misma. Por mi parte, voy a hacer que mi vida sea lo más larga que pueda, y por eso voy a dormir lo menos posible”.

Las observaciones de Pedro el Grande nos dicen algo sobre su enfoque general de la vida. No solo reconocía la verdadera belleza cuando la observaba, sino que creía que levantarse temprano cada día, a fin de empaparse de la belleza de la maravillosa obra de arte de Dios, en realidad le agregaba días a su vida.

Ese concepto no es tan inverosímil si consideramos lo que nos han dicho los psicólogos en cuanto a liberar el estrés. ¡Tú puedes aliviar el estrés si te levantas temprano por la mañana y pasas algún tiempo de quietud disfrutando al amanecer!

El famoso comerciante de Chicago, John Cooper Smith, sentía que observar la salida del sol era un regalo tan importante para su vida, que en realidad lo mencionó en su testamento. Le dejó a su esposa una herencia de cincuenta mil dólares, y luego hizo el siguiente legado a sus otros parientes:

“Al resto de mis parientes les dejo la luz del sol, las aves y las abejas, allí donde puedan encontrar las antes mencionadas luz del sol, aves y abejas. La mayor exhibición de arte que jamás puedan ver abre cada día al amanecer. Y maravillosa por igual, esta exhibición es siempre gratuita para los que la ven”.

¿Qué tiempo hace que te levantaste temprano para ver salir el sol? ¡Este gran despliegue de la creatividad de Dios puede encender los dones creativos que Él ha colocado en ti e inspirarte para usarlos durante el día!

Isaías 40:28
¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable.

Proverbio 3:3-4
Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón.Contarás con el favor de Dios y tendrás buena fama entre la *gente.

martes, 4 de noviembre de 2008

CÓMO SALIR DEL POZO DE LA DESESPERACIÓN



Es probable que te encuentres en una situación desesperante con tu esposo u esposa, puede ser que sea con tus hijos o cualquier otra relación, como puede ser un problema financiero o laboral. Otros pueden estar desesperados porque necesitan tomar una decisión y no hallan que hacer, están cansados de luchar, de intentar, lo han hecho todo, oraciones, ofrendas, diezmos, van a la iglesia, sirven a Dios pero nada que salen del pozo y sienten que cada día como que se hunden mas. La verdad que estar en el pozo no es bueno, allí solo se respira angustia, miedo y muerte.

Salir del pozo requiere paciencia y espera en Dios, recuerde las palabras del Salmista:
“Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová” (Salmo 40:1-3).

Salir del pozo requiere que te conviertas en protagonista y dejes de ser victima. Tú has sido llamado a ser el protagonista de tu vida, el protagonista espera en Dios pacientemente antes de actuar, el protagonista ve la vida con optimismo y se convierte en el gerente de su vida.

Hay un cuento de la tradición judía que nos ilustra si somos ¿Protagonistas o Víctimas?
“Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal rebuznó por horas mientras el campesino trataba de buscar la forma de ayudarle pero finalmente decidió que el burro ya estaba viejo y el pozo necesitaba ser tapado con urgencia, así que echando tierra podría solucionar los dos problemas a la vez. Con ese fin pidió ayuda a sus vecinos.

Cada uno tomó una pala y empezaron a echar tierra al interior del pozo. El burro al notar lo que se le venía encima empezó a rebuznar con más fuerza pero después de un rato se aquietó. La gente no lo veía y pensaba que habría quedado enterrado pero lo que realmente sucedía era que el burro estaba ocupándose de sacudirse la tierra que le arrojaban con cada palada.

Al poco tiempo, para sorpresa de todos, empezaron a verse las orejas del asno que, apoyándose en la tierra que se sacudía y caía al suelo, estaba logrando elevarse. Cuando llegó a la altura de la boca del pozo, dando un salto, salió corriendo alegremente dejando boquiabiertos a sus supuestos enterradores.”

¿Qué podemos aprender de este cuento?

Hay algunas cosas que podemos aprender, en algunos momentos de nuestra vida, podemos tener la sensación de que hemos caído en un pozo muy profundo. Todas nuestras expectativas por el suelo, los momentos que vivimos son de mucha tensión, no vemos la luz del sol brillar, todo parece oscuridad y en vez de recibir ayuda lo que recibo de la gente que me rodea es juicio, critica, rechazo y oposición, todos quieren enterrarme vivo o viva.

Podemos aprender de este burro, que a pesar de todos los problemas que se le venían encima al rato se aquieto y comenzó a elegir lo que le convenía hacer. No se dejó llevar por pensamientos negativos, tampoco se enganchó en las criticas o juicios que le hicieron, no quedo pensando en el pasado, en todo lo bueno que había hecho y que ahora con eso le pagaban, no se quedo quieto preso de la tristeza y el dolor, el desengaño que se había llevado de su amo, el no adopto la posición de pobrecito yo, el dejo de ser victima de las circunstancias y asumió responsabilidad por sus miedos, controló sus emociones y no esperó a que los demás lo hicieran feliz.

El burro se convirtió en protagonista, cada vez que le echaban tierra se sacudía fuertemente hasta que pudo salir del pozo. El transformó el problema en una bendición. Podemos salir del pozo de la desesperación o del lodo cenagoso si nos convertimos en gerentes de nuestra vida. Todos deseamos correr alegremente por la vida, sin estrés, sin angustia, sin presiones, llenos de paz y gozo.

Quiero dejar contigo dos cosas que te van a ayudar a vivir la vida:

1- Entrega a Dios tus expectativas de que otras personas, lugares y cosas te proporcionen felicidad y plenitud duraderas. Solo Dios puede darte vida, gozo y paz. La Biblia enseña que El que pide recibe. Es inmaduro pensar que alguien o alguna cosa terrenal pueda brindarnos plenitud y felicidad duradera. Dios es la fuente de la vida; las personas y las cosas son adicionales. Tú eliges como quieres vivir.

2- Ten en cuenta que todo lo negativo que nos sucede puede ser transformado en algo positivo. Como al burro de nuestro cuento, la vida nos tira a veces, todo tipo de tierra. Si lo interpretas como un problema y te bloqueas sintiéndote víctima de la situación, esa tierra puede acabar aplastándote, pero si lo contemplas como un desafío, te ubicarás en la perspectiva de protagonista, encontrarás la forma de sacudirte esa tierra y la usarás para dar un paso hacia arriba. Así, cualquier situación se transformará en una oportunidad para lograr un nivel más elevado de conciencia.

Te invito a descubrir el poder interior que hay en ti, tú puedes tener relaciones satisfactorias en la vida, solo enfócate a donde quieres llegar y no en tus miedos, espera en Dios y El pondrá en tus labios un cántico nuevo.

domingo, 2 de noviembre de 2008

La Iglesia de la Calle (para que aprendas)...



Hueso
Check It!
Come On
Fariseos, hasta cuando con el legalismo
Wake on!

[Gerardo]

No pretendo ser nada que un siervo en ésta tierra
y por ésa razón las puertas se me cierran
sigo penetrando las tinieblas
pero éste medio está controlado por culebras

Esto es sodoma y gomorra, compadre salvese y corra
porque te expones si tu siempre haz de caer en la lona
quizas no estas preparado, quizas te faltan soldados
quizas estas equivocado y éste no es tu llamado.

Ésto es pa los valientes no pa los cobardes
que piden perdón a Dios ya cuando es muy tarde
cuando estan apunto de desconectarte el cable
buscan de mi padre pero no contesta nadie

Ésto es pa todas las iglesia
las que nunca vieron mas allá de mi apariencias
por eso es que amó a Pablo porque Dios usa el mas puerco
para convencer con su poder hasta el mas terco.

Coro:

Ésta es la iglesia de la calle y como ven predicamos sin mucho detalles
Y yo, seguiré alabandolo a mi manera (BIS)

[Gerardo]

Yo tengo un Dios maravilloso que me usa,
para ganar al projimo que ustedes no se cruzan
aquel individuo que está apunto de matarse
a los drogadictos y maliantes en la carcel

Éste es mi ministerio
y digan lo que digan no me importa mucho todo éste criterio
si Dios está conmigo no puedes estar en contra
si Dios está conmigo mira como te comportas

Somos hermanos porque tanta división
porque no practicas todo el libro y solo una fracción
el mensaje que les traigo es de salvación
acaso que yo tengo otra versión

Yo creo en el mismo salvador el mismo que murió en la cruz
el hijo inmaculado de una virgen que dió a luz
y seguiré alabandolo nunca me ha fallao
deje hombre sus pecados que le echan pa un lado

Coro:

Ésta es la iglesia de la calle y como ven predicamos sin mucho detalles
Y yo, seguiré alabandolo a mi manera (BIS)

Wibal, alabalo al señor

[Wibal]

Y yo te honraré, que sea menos de mi y mucho mas de ti
Dios dame valor para luchar con El, ser tu embajador y no caer

[Alex]

Ésta es la iglesia de la calle
donde me aceptan como soy y no por los detalles
muchos andan por ahí encorbatados
la pregunta es, cuantas almas han ganado
no se meten en los caserios
no ayudan ni a los tuyos, ni a los míos
ahora todo es un negocio
para estar en la iglesia ahora tengo que ser socio

Yo solo rindo cuentas al todopoderoso
si estoy bendecido no te pongas celoso
de su verdad y su palabra soy dichoso
no seas rencoroso que de su poder me gozo

Coro:

Ésta es la iglesia de la calle y como ven predicamos sin mucho detalles
Y yo, seguiré alabandolo a mi manera (BIS)

Yeah
Aja
Check it out
Ësta es la iglesia de la calle
Gerardo, hermano
en tiempos dificiles considerate dichoso, que DIOS está en control
Wibal y Alex... Yeah
Nunca te rindas
Gran combo
Hueso!!!!

-------------------------
Para escuchar la canción de mi espíritu copia y pega en tu explorador para dajarla.. Dios te bendiga!!

http://cid-3014c33ab04c5877.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/07%20A%20Mi%20Manera.mp3