viernes, 31 de octubre de 2008

Cada día es un regalo


Un hombre de 92 años, muy bien vestido, quien cuidaba mucho su apariencia, se está cambiando a una casa de ancianos hoy.

Su esposa de 70 años murió recién y él se vio obligado a dejar su hogar.

Después de esperar varias horas en la recepción, gentilmente sonríe cuando le dicen que su cuarto está listo.

Conforme camina lentamente al elevador, usando su bastón, yo le describo su cuarto, incluyendo la hoja de papel que sirve como cortina en la ventana.

“Me gusta mucho”, dijo, con el entusiasmo de un niño de 8 años que ha recibido una nueva mascota.

“Señor, usted aún no ha visto su cuarto, espere un momento, ya casi llegamos”.

“Eso no tiene nada que ver”, contesta. “La felicidad yo la elijo por adelantado. Si me gusta o no el cuarto no depende del mobiliario o la decoración, sino de cómo yo decido verlo.

Ya está decidido en mi mente que me gusta mi cuarto. Es una decisión que tomo cada mañana cuando me levanto. Yo puedo escoger: Puedo pasar mi día en cama enumerando todas las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan bien, o puedo levantarme y dar gracias al cielo por aquellas partes que todavía trabajan bien.”

“Cada día es un regalo, y mientras yo pueda abrir mis ojos, me enfocaré en el nuevo día, y todos los recuerdos felices que he construido durante mi vida”.
La vejez es como una cuenta bancaria: Tú retiras al final lo que has depositado durante toda tu vida.
Así que mi consejo para ti es que deposites toda la felicidad que tengas en tu cuenta bancaria de recuerdos.

Gracias por tu parte para llenar mi cuenta con recuerdos felices, los cuales yo todavía sigo llenando…

Fuente: cristiano.com

lunes, 20 de octubre de 2008

Juan 11:25-26 (the Bible says)


Juan 11:25-26

Jesús dijo --Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

domingo, 19 de octubre de 2008

Te invito mi café...


Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntaron para visitar a su antiguo profesor. Pronto la charla devino en quejas acerca del interminable 'estrés' que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más ecléctica: de porcelana, plástico, vidrio, cristal –unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras, otras realmente exquisitas…

Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado.

Cuando lo hubieron hecho, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:

'Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo. Ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al 'estrés.' Continuó: 'Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café.

En verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos. Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores. Después se pusieron a mirar las tazas de los demás. Ahora piensen en esto: La vida es el café. El trabajo, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café.

¡Disfruten su café! La gente más feliz no es la que tiene lo mejor de todo sino la que hace lo mejor con lo que tiene; así pues, recuérdenlo:

* Vivan de manera sencilla.
* Tengan paz.
* Amen y actúen generosamente.
* Sean solidarios y solícitos
* Hablen con amabilidad.

Recuerden que: la persona más rica no es la que tiene más sino la que necesita menos
DISFRUTA TU CAFÉ............

Todas las promesas que ha hecho Dios son "sí" en Cristo. Así que por medio de Cristo respondemos "amén" para la gloria de Dios.
2 Co 1:20

El lanzador de discos...



Fuente: Nuestro Pan Diario 2005

Un atleta escocés del siglo XIX hizo un disco de hierro basándose en una descripción que leyó en un libro. Lo que no sabía era que el disco usado en la competencia oficial estaba hecho de madera y sólo tenía un anillo exterior de hierro. El suyo era de metal sólido y pesaba tres o cuatro veces más que los que usaban los otros lanzadores.

Según el escritor John Eldregde, el hombre señaló en un campo de su casa lo que hasta ese momento era la marca en distancia, y entrenó día y noche para alcanzar esa marca. Trabajó durante años hasta que pudo batir la marca. Entonces llevó su disco de hierro a Inglaterra para su primera competencia.

Cuando llegó a los juegos le entregaron el disco oficial. Fácilmente batió una nueva marca. Durante años fue campeón invicto. Este hombre entrenó, bajo una pesada carga y mejoró por ello.

Cuando nos dan una carga pesada para llevar necesitamos aprender a llevarla en la fortaleza de Jesús y por amor a Él. Cualquiera que sea la carga o el sufrimiento, Dios lo usará para perfeccionarnos, afirmarnos, fortalecernos y establecernos.

Nuestras cargas nos pueden hacer mejores de lo que nos imaginamos: más fuertes, más pacientes, más valientes, más amables y más amorosos de lo que hubiéramos sido de no ser por ellas.

1Pedro 5:10
Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia...
Él mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá.

jueves, 16 de octubre de 2008

Pronto verás en realidad todo lo que ÉL te prometió


Pronto verás una realidad todo lo que él te prometió Ricardo Rodríguez

Si te has sentido triste, desanimado y sin ganas de seguir adelante, esta semana queremos decirte que hay esperanza en nuestro Dios, porque lo que Él dijo que se haría, eso se hará.

Recuerda "Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta". Números 23:19

Si Dios ya te prometió algo, déjanos decirte que se hará realidad, porque cuando Dios habla nadie puede cambiar lo que Él dijo. 1 Corintios 1:18-20.

Sus promesas son en Él sí y en Él amen.

La palabra AMÉN significa: "Está hecho, firme, estable, confiable".

AMÉN, es algo digno de confianza, es algo que ya está hecho, por eso podemos decirte que si Dios te dio una promesa, nadie la puede cambiar, ni siquiera Él mismo.

Él te va a cumplir

En el Nuevo Testamento, encontrarás las frases "De cierto, de cierto os digo", "En verdad en verdad os digo", más de 70 veces. No está ahí por casualidad, siempre que las leas, el Señor te está diciendo: “AMÉN LEGO HUMIM”.

Cuando Él te dice algo, puedes creer, porque es verdad que lo va a cumplir, sus promesas son en Jesucristo sí.

Si logras entenderlo, la visión que tienes del futuro será totalmente diferente.

Seguramente te cuesta creer, porque los hombres no te han cumplido y te han fallado, pero déjanos explicarte lo que hemos entendido al respecto.

El Señor nos mostró 3 tipos de promesas:

1. LAS QUE TE HACE EL HOMBRE: Estas no son confiables, puede que la persona tenga voluntad de cumplirte, pero no siempre tiene la posibilidad. Es una promesa, pero no es un amén.

2. SATANÁS: No tienen voluntad, ni posibilidad. Por el contrario tiene astucia. Hoy los llamo a ser radicales, no se dejen engañar, les muestra el mundo, el sexo, la discoteca como satisfacción y plenitud, pero les miente y si no son radicales, ustedes caerán en una prisión.

3. DIOS: Las promesas de Dios no están basadas en la voluntad, ni en la posibilidad. Puedes creer que son confiables, porque ya están hechas y nadie puede cambiar lo que Él te prometió, ni siquiera Él mismo.

Puedes estar seguro de sus promesas:

Te vamos a escribir algunas de las palabras que encontrarás en la Biblia, es tu decisión estudiarlas y reclamarlas, porque están ahí para ti.

PROMESAS

1. Las puertas del hades no prevalecerán contra la Iglesia de Jesucristo Mateo 16:18 2. Aunque seas infiel Él permanece fiel. 2 Timoteo 2:13 3. Nada te separará del amor de Dios. Romanos 8:39 4. A los que aman a Dios, todas las cosas les ayuda a bien. Romanos 8:28 5. El que cree en Él, puede hacer las mismas obras que Él hizo. Marcos 16:16 6. Todo lo que pidas al Padre os será hecho

Todas las promesas de las que habla la Biblia, ya están hechas, son un cheque de gerencia con firma y sello celestial.

Si crees esta palabra, moverás montañas.

Prepárate para recibir el 100%, porque ya está hecho. Recuerda que es una orden de la junta directiva del banco celestial.

Este es el tiempo del cumplimiento de todas su promesas, él te proveerá, tendrá cuidado de ti, y nunca más tendrás desesperanza.

Deja de llorar y dale la gloria, él está contigo todos los días.

"CADA VEZ QUE ENCUENTRES UNA PROMESA, PUEDES GRITAR DE ALEGRÍA PORQUE ESTÁ HECHO.

ÉL NO SE VA A RETRACTAR, YA ESTÁ HECHO, ÉL NO VA ARETROCEDER, ÉL TE HABLÓ Y TE VA A CUMPLIR.

LUCAS 21:33 "EL CIELO Y LA TIERRA PASARÁN, PERO MIS PALABRAS NO PASARÁN".
--------------------

lunes, 13 de octubre de 2008

Fructificando en medio de la aflicción


Tú puedes tener aflicciones por dos razones, por hacer lo malo o por hacer lo bueno. Si vas a sufrir o vas a ser afligido que sea por hacer lo bueno.

Génesis 39:2 Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio.

No existe el ambiente perfecto para prosperar, hay gente que quiere cambiarse de trabajo porque no hay buen ambiente, ¿Sabe por qué se quiere cambiar por el ambiente? Porque es obvio que no es usted el que hace el ambiente, usted evidencia que usted no es un elemento que cambia ambientes, sólo uno que los aguanta, si no aguanta el ambiente de su oficina, cámbielo usted. José prosperó en un ambiente de esclavitud, de esclavo prosperó, él no miraba el lugar donde estaba, él miraba quién estaba con él en ese lugar, él no decía “soy esclavo de Potifar”, el decía “soy hijo del Dios Altísimo, bendecido por él, todo lo que hago prospera, lo que toco sale bien, no importa dónde me pongan Dios va conmigo a dónde quiera que vaya”. José prosperó en la casa de su amo, no necesitas ser empresario para prosperar.

Génesis 39:3 Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.

La definición de “Angustia” según la Biblia es:

-Estar angustiado

-Hacer referencia a los sufrimientos debido a la presión de las circunstancias o del antagonismo de las personas

- Agobiado, abrumado

José fue prospero en medio de las circunstancias, tu no prosperas porque te quejas tanto de las circunstancias que llegas a creer que por las circunstancias Dios no te va a bendecir, entonces parece ser que Dios necesita ciertas circunstancias como las que a ti te gustan para que tu creas que él te va a levantar, pero te tengo buenas noticias, no importan las circunstancias, si crees que Dios está contigo allí donde estás, de allí te levantará el Señor. El Señor tiene una extraña combinación, porque por un lado José estaba muy afligido, sufrió tanta aflicción pero al mismo tiempo tenía tanta fe en Dios que nunca se quejó de la aflicción, hasta Génesis 41 cuando nombra a su hijo, allí dijo que Dios lo había hecho fructificar en el tiempo de la aflicción, eso me dice a mí lo que José tenía en mente en todo el tiempo que fue afligido, él no estuvo pensando en la aflicción sino el dar fruto a Dios, si José no hubiera dado fruto a Dios nunca hubiera gobernado Egipto, José estaba bien bendecido pero afligido, en otras palabras, José estaba en problemas pero gozoso.

Cuando estas en medio de un problema el 95% de la solución es tu actitud el 10% es lo que hay que hacer, la palabra del Señor nos enseña cosas grandes, no veas lo feo que puede ser un momento sino que Dios está allí para hacerte prosperar. No veas la dificultad sino la manera en que Dios te va a sacar de ella, no le hables a Dios de tus problemas, háblale a tus problemas del Dios tan grande que tienes.

No hay año que no tengamos algún tipo de aflicción y debemos prepararnos para que cuando llegue salgamos victoriosos.
Romanos 8:16-19 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

Debes comprender que las aflicciones son temporales, todas terminan, la aflicción se va, se va cuando haces a Dios tu refugio, la palabra de Dios es clara y debemos comprender que las aflicciones son temporales y la más fuerte de ellas no se puede comparar con la gloria que se va a manifestar en nosotros. Se van a manifestar en nosotros las aflicciones pero jamás tan intensas como la gloria que Dios va a manifestar en nosotros. Las aflicciones que vivió José no fueron tan intensas como la gloria que vivió administrando todo Egipto y las aflicciones que pasamos por hacer lo bueno no son nada comparables con la recompensa que Dios te da por haberlo hecho.

Salmo 34:19 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará Jehová.

Aquí no dice que los justos no vamos a tener aflicciones, dice que vamos a tener “muchas” pero también dice que de todas nos librará Jehová, mientras estás en la aflicción pon tu mirada en gloria que Dios te va a dar.

Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Jesús no dijo que íbamos a estar exentos de tener aflicción, Él dijo que de TODAS nos iba a librar. El dijo tendrán aflicciones, sólo una cosa les pido “confíen en mí”. El Señor nos pide que confiemos en Él en medio de la aflicción porque a veces son tan grandes o vienen tan seguidas que tenemos la tentación de desconfiar de Dios, Jesús dulcemente dijo “te va a pasar, pero te puedo pedir algo ¿podrías confiar un poco en mí? Yo te voy a librar de ellas, sólo ten paciencia”.
Tú puedes tener aflicciones por dos razones, por hacer lo malo o por hacer lo bueno. Por ejemplo, quieres beber alcohol, quieres drogarte, quieres fumar, puedes decidir no hacerlo entonces sufres la aflicción al ejercer el dominio propio, o bien, decides beber, drogarte o fumar, en este caso sufrirás la aflicción de morirte, de dañar a la gente que te rodea o de un cáncer. Puedes sufrir aflicción de que el novio te corte porque no te acuestas con él o la aflicción de ser madre soltera porque el que te está pidiendo que te acuestes con él antes de tiempo seguramente te va a abandonar, el que te ama te espera. Puedes sufrir la aflicción de abstenerte de hacer cosas malas o la aflicción de hacer las buenas, puedes abstenerte de la aflicción de no querer ser un cristiano consagrado porque no quieres que digan que eres fanático o sufres la aflicción en el día del juicio cuando Él te diga “Por cuanto no fuiste ni frío ni caliente sino tibio te vomitaré de mi boca”.
Si vas a sufrir o vas a ser afligido que sea por hacer lo bueno.
--------------------

domingo, 12 de octubre de 2008

Dios dijo:

En aquel tiempo Jesús dijo:
"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños.
Sí, Padre, porque esa fue tu buena voluntad
"Mi Padre me ha entregado todas las cosas. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quiera revelarlo.
"Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.
Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.
Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana."
Mat 11:25-30

sábado, 11 de octubre de 2008

Toda la gloria es de ÉL


Sal 115:1 La gloria, Señor, no es para nosotros; no es para nosotros sino para tu *nombre, por causa de tu amor y tu verdad.

sábado, 4 de octubre de 2008

Sigo adelante... siguiendo los pasos de EL...


2 Reyes 2: 9-10 “Al cruzar, Elías le preguntó a Eliseo: — ¿Qué quieres que haga por ti antes de que me separen de tu lado?
—Te pido que sea yo el heredero de tu espíritu por partida doble —respondió Eliseo.
—Has pedido algo difícil —le dijo Elías—, pero si logras verme cuando me separen de tu lado, te será concedido; de lo contrario, no.”

Elías y Eliseo caminaron juntos durante doce o trece años; Elías era el mentor de Eliseo.

Cuando Dios le dijo a Elías que iba a llevarlo al cielo, éste le preguntó a Eliseo qué quería que le regalara. Eliseo le podía pedir cualquier cosa, pero le pidió una graduación espiritual; quería el doble de lo que Elías tenía en lo espiritual.

Eliseo pidió algo difícil; él representa a los que tienen sueños difíciles, desafíos poderosos. Eliseo representa a esa gente que no queda por la mitad.

Sigo adelante porque ahora es mi turno
Dios eligió a Adán y Eva para llevar la gloria de Dios, pero ellos fallaron; entonces Dios levantó al pueblo de Israel, pero Israel también falló; por eso Dios levantó la iglesia, que somos nosotros.

Ahora nos toca a nosotros alcanzar las cosas difíciles que Dios nos ha prometido.

Este es nuestro mejor tiempo; somos la generación más bendecida de la historia porque estamos viviendo en el tercer día profético; que quiere decir que ahora nos toca a nosotros.

Ha llegado tu turno para que alcances las cosas que Dios te ha prometido.

Sigo adelante porque ya tengo el ‘sí’
El día que decidiste perseguir tu sueño, Dios activó los recursos para que lo alcances.
Alguien va a decir que sí a tu proyecto; pero antes de que lo aprueben otros van a decirte que no. Tenés que seguir hasta alcanzar el sí; ¡no te detengas!

Elías le dijo a Eliseo que no lo siguiera más, y Eliseo lo siguió. Cuando llegaron a otras dos ciudades, pasó lo mismo.
Pero cuando llegaron a Jordán, Elías se fue al cielo y Eliseo tomó su unción.

A veces desobedecer es obedecer a Dios; decile “NO” al “NO”. Sé un sin vergüenza del “no”.

La bendición tarda porque Dios te dará lo mejor.
La bendición es el premio a la perseverancia.


Sigo adelante porque está en mi ADN
El perro ladra, el pez nada, y nosotros conquistamos, está en nuestra naturaleza.
No puedo enseñarte a conquistar, solo puedo activar lo que Dios puso en tu corazón.
Hay un conquistador dentro tuyo al que nada ni nadie puede detener.

Todo lo que el hombre hace, lo hace a su medida. Pero el hombre fue hecho a la medida de Dios y, Dios no tiene medida: mi ADN es ilimitado.

Dice Lucas Marquez: “Dios no tiene problema con darte gloria, el problema del ego es un problema humano.”
Dios no tiene problema en hacerte conocido.

Sigo adelante porque ya identifiqué la medalla que me quiero colgar.
La diferencia entre un equipo de fútbol y un equipo profesional está en que, el equipo profesional pelea por la medalla.
Tenés que ver lo que querés lograr.

El que nos habita es el que venció en la cruz. Dios le dijo a la serpiente: “vas a atacar la simiente de la mujer, le vas a pegar en el talón.” Pero a la mujer le dijo que Jesús iba a atacar en la cabeza.
Jesús murió en el monte de la calavera, porque ese era un símbolo de la cabeza del diablo.

Tenemos un Dios que nunca perdió una batalla y, ese Dios nos habita y vamos a honrar su victoria.

No miro donde estoy, miro a donde voy; Dios te va a hacer conocido por algo.

Hay tiempos paralelos; eso significa que todo lo que lees en la Biblia se repite hoy, porque no hay nada nuevo bajo el sol.

Jesús a los doce años discutió con los religiosos, porque la tenía claro desde chico.
Cuando Dios te da un sueño te hace inmortal.

Sigo adelante porque sigo las huellas indicadas.
Hay alguien que ya caminó tu sueño, tenés que ver las huellas y seguirlas. No podés vivir sin seguir huellas.

Eliseo seguía a Elías; tu graduación espiritual nunca viene sola; alguien te la tiene que impartir.
Dios te ha puesto huellas para que sigas, para que el día de mañana vos dejes tu huella y alguien te siga a vos.

Sigo adelante porque estoy bendecido.
Bendita tu entrada y tu salida, tu acostar y tu levantar. No es tu entrada la bendecida; sos vos el bendecido.
Dios fue el que dijo: “te bendeciré”. Toda bendición que no disfrutás se te torna en maldición.
Sigo adelante porque me muevo con su palabra
La Palabra de Dios tiene vida; Jesús es la palabra.

Dios creó el mundo visible del invisible. Por medio de la palabra, Dios materializó el mundo invisible. Dios dijo ‘sea la luz’ y, la luz se materializó.
Tu futuro está escondido en tu boca, tu fe es el puente para tu mañana. Cuando vos hablás construís tu futuro.

Las promesas de Dios están incompletas y vos tenés que completarlas, por ejemplo: “Todo lo que hagas prosperará”. ¿Qué es ‘todo’? ‘Todo’ es lo que vos digas que es ‘todo’; el ‘todo’ para vos, no es lo mismo que para mí.

Dice que si permanecemos en su palabra tendremos mucho fruto. ¿Cuánto es mucho? Poné vos el valor. De acuerdo a tu nivel de fe vas a completar la promesa.

Permanecer en la palabra significa que aún cuando no te funcione tenés que confesarla.

Sigo adelante porque Dios tiene una sorpresa para mí
Dios quiere que te gradúes.
Elías y Eliseo caminaron juntos; vos tenés que caminar con gente que te puede llevar a otro nivel de fe.
Un día Elías le dijo que no lo siguiera más; pero Eliseo le dijo que no iba a dejarlo.

En otras dos ciudades, Elías volvió a decirle a Eliseo que ya no lo siguiera. Pero cuando llegaron al Jordán Elías le preguntó qué quería que le diera y, Eliseo le pidió la doble unción. Elías le dijo a Eliseo que tendría la doble unción si lo viera partir, esto quería decir que Eliseo tenía que mirarlo.

Si querés cosas grandes de Dios, Dios también te va a pedir. Cuando Dios te bendice fracasa si vos no bendecís a otro.

Dios no te gradúa por habilidad, sino por disponibilidad.

Dios le dijo a Gedeón que juntara 300 para ir a pelear. Uno de los que había convocado Gedeón fue a su casa para pedirle a sus padres la trompeta, un florero y una antorcha.
Cuando era medianoche, los 300 tocaron las trompetas y, sus enemigos terminaron matándose entre ellos.

La antorcha es tu pasión; es el fuego.
La graduación siempre es con fuego. El jarrón era donde se guardaba el maiz, y simboliza tu vida, tu ofrenda. Cuando tu vida se mezcla con tu pasión y tu adoración, Dios te da la victoria. Dios va a confundir a tus enemigos; todo lo que hagas te saldrá bien.

Tu existencia es una bendición!!!!

Verdugo de mi mismo (presiones internas)


1 Samuel 5; 3: Al día siguiente, cuando los habitantes de Asdod se levantaron, vieron que la estatua de Dagón estaba tirada en el suelo, boca abajo, frente al arca del Señor. Así que la levantaron y la colocaron en su sitio. Pero al día siguiente, cuando se levantaron, volvieron a encontrar la estatua tirada en el suelo, boca abajo, frente al arca del Señor. Sobre el umbral estaban su cabeza y sus dos manos, separadas del tronco.

1 Samuel 6; 3: — Si piensan devolverla —contestaron—, no la manden sin nada; tienen que presentarle a Dios una ofrenda compensatoria. Entonces recobrarán la salud y sabrán por qué Dios no ha dejado de castigarlos.
— ¿Y qué le debemos ofrecer?— preguntaron los filisteos.
—Cinco figuras de oro en forma de tumor —respondieron aquéllos— y otras cinco en forma de rata, conforme al número de jefes filisteos, pues la misma plaga los ha azotado a ustedes y a sus jefes.

Cada vez que me veo víctima de los demás es porque soy tirano de mí mismo.

Las personas que se ponen en víctimas son las que se autocastigan.
Hay gente que queda a mitad de camino porque no puede manejar presiones.
Hay cuatro principios que necesitamos para manejar presiones:

1- Cambios de pensamientos nocivos:

La mente se puede morir aunque estés con vida. El cerebro se envenena con pensamientos equivocados. Tengo que tener pensamientos de libertad, porque nada cambia hasta que no cambiar mi mente y mi interior.
¿Debería hace lo que me dicen los demás?
¿Debería ayudar a todos los que me rodean?
¿Debería escuchar los problemas de todo el mundo?
¿Debería hacer felices a los demás?
¿Debería ser siempre feliz?
¿Debería atender a mi pareja?
¿Debería servir a Dios?
Todas las respuestas son falsas…
La palabra ‘debería’ te hace verdugo de vos, hace que tu dictador interno resucite y te volvés rígido, inflexible.
Cuando no podés cumplir con los ‘debería’ sentís culpa y te castigás.

“Yo solo oigo mi voz interna.” Cuando alguien te pide algo y tu voz interna te dice ‘deberías llevarle…’ vas a sentirte presionado. La única voz que existe es la que está dentro nuestro.
¡Los demás tampoco deberían! No puedo imponerle mi voluntad a nadie. Cuando sos libre de tus deberías hacés libre a los demás de vos.

Tenemos que cambiar la palabra ‘debería’ por ‘preferiría’, ‘me gustaría’.

2- Cambiar la visión: Dejar de ver las situaciones como presión para verlas como desafío.

Dios no te presiona, Dios te desafía, te empuja a más. Dios te va a expandir y va a dolerte, pero no lo vivas como una presión. Dios te va a entrenar para que sus fuerzas estén en tu vida.

Enseñanza sin desafío es entretenimiento.
Si perdiste algo, Dios quiere que creas que Él puede darte algo mejor.

3- Cambiar ‘presión’ por ‘atención’

Una persona vive presionada cuando no es atenta. Cuanta más atención presta uno, menos presión va a tener.

4- Cambio ‘presión’ por ‘presencia’.

Cuenta el relato bíblico que un grupo de judíos fueron a pelear y cuando el enemigo les mató 4 mil personas empezaron a llorar.

Estos judíos representan a la gente que se manda por su cuenta, no busca la presencia de Dios y lo culpa cuando las cosas salen mal.

Uno de esos judíos se dio cuenta que les faltaba la presencia de Dios. En ese entonces la presencia estaba en un cofre llamado ‘arca’, era de oro. Cuando ellos llegaron con el arca, empezaron a gritar, se enfrentaron una vez más con los filisteos y éstos volvieron a matar a gente del pueblo de Dios.

Los filisteos mataron a 30 mil, porque los judíos tenían la presencia de Dios como un símbolo mágico, como un ritual. Ellos tenían la presencia de Dios al lado pero no dentro.

La gente que tiene la presencia de Dios al lado sufre más que la gente que ni lo tiene.

Cuando tuvieron el arca lo llevaron a su templo y lo pusieron al lado de un pescado gigante, llamado Dagón. Al día siguiente, cuando entraron al templo encontraron la estatua de Dagón estaba en el suelo y la levantaron. Pero al otro día volvieron a encontrarla en el suelo pero sin la cabeza y los brazos.

1- Todo lo que el diablo levantó en tu contra va a caer delante de la presencia de Dios.

2- Todo lo que el diablo hizo con sus manos para robarte sus manos, serán cortadas delante de tus ojos porque no hay dos dioses, hay un solo Dios verdadero.

El diablo no pelea contra Dios, porque un mosquito no puede pelear contra un gigante valiente.

3- El pueblo filisteo estuvo lleno de ratas que comieron todas las cosechas.
Todo lo que atentó contra tu vida ha caído en maldición por parte del Señor. Nunca maldigas a nadie, ni tomes venganza, porque la venganza es del Señor.

El pueblo filisteo sufrió 7 meses.
Los filisteos mandaron el arca para el pueblo de Dios.

Todo lo que el diablo te quitó, lo vas a volver a tener en carro nuevo, en bueyes nuevos y vas a recibir lo que el diablo quiso soltar sobre tu vida en prosperidad.

El diablo te va a devolver por 7 porque sos un hijo de Dios.

Cuando llegaron a la ciudad, hicieron leña con el carro, a los bueyes los mataron e hicieron una ofrenda al Señor. Dios te va a dar la revancha para que pelees contra el diablo.

Abinadab se quedó con el arca y Dios lo bendijo por años. Después de 20 años, David llevó el arca a la ciudad.

¡Jugate por Dios!