lunes, 29 de septiembre de 2008

¡Nunca dudes lo valioso que eres!



Dios es quien determina tu valor. Te amó y valoró tanto, que envió a Su Hijo a morir por ti

“¡Se va a la una… a las dos… se fue!” Habían concluido las ofertas y el martillo del subastador se dejó de oír. La oferta ganadora para una mecedora, estimada de inicio entre $3,000 y $5,000 fue de $453,500.
Así había ocurrido durante toda la subasta. Un automóvil usado, valorado entre $18,000 y $ 22,000, fue vendido por $79,500. Un juego de vasos verdes, tasado en $500, se vendió por $38,000. Un collar estimado entre los $500 y $700, fue vendido por $211,500. Por cuatro días consecutivos muchos artículos de valor común y ordinario fueron vendidos por precios exagerados.

¿Por qué?

Porque los artículos subastados pertenecían a la herencia de Jacqueline Kennedy Onassis.

¿Cómo estimamos el valor de la cosas? ¿Cómo determinamos lo que es valioso para nosotros?

Así como en la venta de la herencia Kennedy, algunas cosas adquieren valor por causa de la persona que las poseía.

Pablo escribió a los Corintios: Porque habéis sido comprados por precio. 1 Corintios 6:20
Pedro escribió: Sabiendo que fuisteis rescatados… no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo. 1 Pedro 1:18-19

Pedro y Pablo se referían al precio por nuestros pecados, pagado por Jesús al morir en la cruz.
Podemos exagerar el valor de una persona debido a su estado financiero, influencia o su potencial para beneficiarnos. Pudiera también menospreciarse a alguien por poseer pocos bienes o porque en nada pueden ayudarnos. Sin embargo, las Escrituras nos dicen que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8) Cuando no poseíamos valor alguno y hasta nos oponíamos a Dios, Él pagó el precio para redimir nuestras vidas.

Cada individuo sobre la faz de la tierra es alguien por quien Jesús murió. Debido al inmenso precio de la redención, cada ser humano, sin importar su valor financiero, posee gran importancia.

Cada vez que te sientas deprimido y que no vales nada, medita en lo siguiente:

“Dios es quien determina tu valor. Te amó y valoró tanto, que envió a Su Hijo a morir, para que puedas convertirte en uno de sus hijos. ¡Nunca pongas en duda lo valioso e importante que eres!”.
Y Vosotros (sois) de Cristo, y Cristo de vosotros. 1 Corintios 3:23

La paz de Dios opera en medio de la tormenta


Hace algunos años fui al doctor porque estaba constantemente enferma.
Él me dijo que los síntomas eran el resultado de estar estresada. Estaba durmiendo mal, alimentándome inadecuadamente y exigiéndome más y más

-todo en nombre del servicio al Señor-.

La palabra estrés era originalmente un término de ingeniería usado para referirse a la cantidad de fuerza que un balancín, u otro soporte físico, podía sostener bajo presión sin colapsar. En nuestro tiempo el término estrés ha sido ampliado para incluir la presión mental y emocional.

El estrés es algo normal en la vida de todos. Dios nos ha creado con la capacidad de sobrellevar una cierta cantidad de presión y tensión. El problema se suscita cuando nos esforzamos más allá de nuestras limitaciones, lo que nos puede llegar a ocasionar un daño permanente.

La paz está destinada a ser la condición natural de todo creyente en Jesucristo.
Él es el Príncipe de Paz, y en Jesús encontramos nuestra herencia de paz.

Es un don del Espíritu Santo que Él nos da cuando vivimos en obediencia a su Palabra.
La paz que Dios da se manifiesta en tiempos buenos o malos, cuando hay abundancia o escasez.

Su paz opera en medio de la tormenta.

Filipenses 4:6-7
No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Los 4 bichos


Pro 30:24-28

Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra,
Y las mismas son más sabias que los sabios:
Las hormigas, pueblo no fuerte,
Y en el verano preparan su comida;
Los conejos, pueblo nada esforzado,
Y ponen su casa en la piedra;
Las langostas, que no tienen rey,
Y salen todas por cuadrillas;
La araña que atrapas con la mano,
Y está en palacios de rey.
-------------------

Son mas sabios que los sabios porque...

Las hormigas, preparan su comida en el verano, se anticipan al invierno cuando no hay vegetacion o comida, se preparan para su futuro ahora cuando hay tiempo o circunstancias favorables. Hoy se preparan para su futuro… en unos años donde quiero estar? que quiero hacer en unos año? Hoy mismo debemos empezar a pensar en el día de mañana, no solamente hay que vivir el presente… sino en el presente preparnos para el mañana. Debemos empezar a prepararnos ya!
Anticipar lo que se viene!

Los conejos, ponen su casa en la piedra, los conejos se saben esconder, cuando siente peligro se va a su cueva y se refugia, como lo debería hacer el ser humano, refuguiarse en la Roca que es Jesucristo. Por que tu debes estar preparado para los momentos cuando estaras solo, para saber protegerte en el Señor, de tal manera que sepas refugiarte en la palabra de Dios, la cual nos guarda y nos guia en todo momento. Que estas esperando para construir tu casa en la roca, toma la desición de aprender la biblia para saber refugiarte en la presencia de Dios.

Las langostas, sin rey saben formarse en cuadrillas. Las langostas se forman como los mejores ejercitos, no lo hacen cuando alguien les dicen que tienen que hacer, saben tomar su posición, lo hacen por que saben que es su formula para el exito, con esa formación vencerán los desafíos, para su amigos y familia. No dependen de que alguien les digan que hacer, ya saben que es lo correcto y tienen la actitud para hacerlo. Son responsables y maduros, debemos aprender a tomar nuestro lugar como tal; padre, madre, hijo para la familia y su comunidad, así su barrio, así su ciudad, así su país.

Las arañas, se meten donde quieren meterse, no le piden permiso a nadie, son audaces, no piensan que son pequeñas y/o débiles para ir a todos los lugares que quieran ir o hacer. Nadie es inútil, todo lo puedo en Cristo que me fortalece. No dejes que te digan que no servis para hacer aquello que anhelas, es nuestra decisión y no de la persona que te dice esas cosas. Fuimos creados como seres humanos con la inteligencia que es el don mas grande que Dios nos ha otorgado, a su imagen y semejanza. En el nombre de Cristo Jesús levantate y anda!!

Sos una bendición!!

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Mega posible, un guerrero mas para el ejercito del Señor Jesucristo!!



Dave Mustaine de Megadeth Empezando con la lesión del brazo, Dave dice lo siguiente: “En diciembre de 2001 yo estaba en el Centro de Rehabilitación La Hacienda en Hunt, Texas. Esto pasó porque después que fueron golpeadas las torres, (además de todos los otros asuntos que estaban pasando internamente en ese tiempo con Megadeth) quedé aturdido, como ocurrió con la mayoría de nosotros.

Después de cinco años de estar sobrio, empecé a usar medicamentos para el dolor. Perdí el control y salí hacia Texas para desintoxicarme. Mientras me estaba poniendo sobrio en Texas, el 7 de enero de 2002, estaba sentado en una silla en el hospital, y me dormí con mi brazo encima del respaldo de la silla en la que estaba.”

Mustaine luego explica que se le diagnosticó Parálisis de Sábado en la Noche que “… cortó la circulación al nervio cubital radial, alrededor del húmero, dentro del bíceps izquierdo, comprimiéndolo.”

Siguiendo una terapia física y teniendo presente que los doctores le dijeron que tal vez no podría usar más de 80% de su brazo, el hosco metalero agregó esto, “Bien, a través de mucha terapia física, y mucha de la oración por la que todos parecen estar burlándose de mí, estoy completamente sano y tocando mejor que antes de que me lesionara, porque tuve que reaprender a tocar.”

Más específicamente, sobre su cambio de vida afirma: “Sí, mi vida ha cambiado y lo que una vez fue decir cuáles eran mis creencias religiosas [sólo] con mis labios, ahora lo he reconocido con mi corazón.” Como ya es sabido, Mustaine aceptó a Cristo hace unos dos años.

En cuanto a su colaboración con la banda Pillar (16.01.04 - Dave Mustaine y Pillar Escriben Canción “Metalera”) y la crítica que le ha generado por parte de los metaleros seguidores de Megadeth, Mustaine afirma: “Sí, fui a Knoxville, Tennessee, para escribir una canción con la banda Pillar. No debido a su fe, sino porque son una buena banda.”

Mustaine también confirma los rumores sobre su intento de reunir la alineación del álbum Rust in Peace que consistió en el guitarrista Marty Friedman, bajista David Ellefson, y baterista Nick Menza, para trabajar en un nuevo álbum que al principio él no estaba seguro si sería su debut solista o un nuevo álbum de Megadeth.

Como esa reunión no pudo ocurrir y de hecho considera cualquier otra reunión como imposible, Mustaine dice muy entusiasmado que ha estado pasando un tiempo en Arizona con Chris Poland — uno de los anteriores guitarristas de Megadeth — trabajando en el estudio con nuevo material de Megadeth.

El bajista Jimmy Lee Sloas (PFR, Dogs of Peace) y el baterista Vinnie Colaiuta (Motivo, Karizma, Sting) — ambos músicos de estudio reconocidos como cristianos — también tocaron en ese nuevo álbum que Mustaine espera tener completado a finales de marzo

“He probado de todo en mi vida. Fui bautizado como luterano y criado por testigos de Jehova. Mi mamá era Judía. Experimente con magia negra y brujeria y leí la biblia satánica. Pero termine volviendome cristiano hace unos tres años y fue algo positivo.”

sábado, 20 de septiembre de 2008

Manejando las broncas exitosamente


Lucas 9; 51: “Como se acercaba el tiempo de que fuera llevado al cielo, Jesús se hizo el firme propósito de ir a Jerusalén. Envió por delante mensajeros, que entraron en un pueblo samaritano para prepararle alojamiento; pero allí la gente no quiso recibirlo porque se dirigía a Jerusalén. Cuando los discípulos Jacobo y Juan vieron esto, le preguntaron: - Señor, ¿quieres que hagamos caer fuego del cielo para que los destruya? Pero Jesús se volvió a ellos y los reprendió. Luego siguieron la jornada a otra aldea.”


Lucas 9; 57: “Iban por el camino cuando alguien le dijo: —Te seguiré a dondequiera que vayas. —Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús—, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. A otro le dijo: —Sígueme. —Señor —le contestó—, primero déjame ir a enterrar a mi padre. —Deja que los muertos entierren a sus propios muertos, pero tú ve y proclama el reino de Dios —le replicó Jesús. Otro afirmó: —Te seguiré, Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia. Jesús le respondió: —Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios.”


Sentir enojo es normal, el enojo es una emoción de fuerza. El enojo es la fuerza emocional que nos hace seguir adelante. Nos enojamos cuando esperamos una cosa y recibimos otra.
El problema no está en enojarse, sino cuando guardamos o reprimimos el enojo. Cuando guardamos el enojo comienzan a suceder cosas altamente negativas.


Síndrome de la mosquita muerta: Hay personas que guardaron la bronca y no se dieron cuenta. No registraron que estaban enojados. La gran mayoría de la gente con depresión padece este síndrome.
Síndrome de la bomba de tiempo: El que guarda la bronca y es conciente de eso.
Síndrome del veneno por gotas: Tragan la bronca y la sacan por gotas, de a poco.


Esto pasa porque hay miedo de expresarse. Nos mintieron diciendo que hay dos modelos de bronca; el nivel apagado y el nivel encendido; no hay término medio. Hay niveles de bronca; hay luces; hay una luz roja, una amarilla y otra negra; la negra es la explosión. Yo me puedo enojar, pero tengo que evitar llegar a la luz negra.
Jacobo y Juan eran conocidos como ‘hijos del trueno’. Estaban apagados o estaban encendidos. Como Jesús tenía que ir a Jerusalén, les pidió que fueran a Samaria para prepararle el alojamiento. Cuando llegaron, los samaritanos les dijeron que no iban a recibir a Jesús, lo que hizo que volvieran enojados a buscar a Jesús para preguntarle si quería que orando, descendieran fuego del cielo.


Cuando nos enojamos tenemos que:


1- Interrogar el enojo: Preguntate por qué estás enojado y si vale la pena que te enojes por lo que te enojaste.

Jacobo y Juan no soportaban el rechazo, por eso cuando llegaron a Samaria se les activó el rechazo de ellos.
No podemos sentir dos emociones al mismo tiempo, sentimos una emoción por vez.


2- Saber hablar: Tenemos que hablar en positivo. Por ejemplo: “Yo necesito que hagas menos ruido”, “yo necesito que me trates bien”. Nunca empieces una conversación hablando del otro. Hay que saber pedir.

Cuando empezás la conversación diciendo “vos hiciste esto”, cerraste el diálogo.


Cuando Jesús pasa por Samaria, se le acercan tres mentirosos para decirle que iban a seguirlo. Jesús no pierde el control, les habla y no lo hizo por ellos, sino porque quería ministrar a Jacobo y a Juan.


Jesús sabía que en Samaria iban a rechazarlo y sin embargo los mandó a Jacobo y a Juan porque quería entrenarlos.


3- Irnos si hay alguien enojado: Cuando ves a una persona enojada no le digas que se calme porque va a ponerse peor. Cuando ves a alguien enojado, decile que preferís irte porque te estás empezando a enojar y no querés hablar así; aunque no sea cierto. La bronca es contagiosa.


4- Buscar más información: Dice la Biblia que el gran entendimiento es tardo para darle rienda al enojo. No te apresures cuando vayas a interpretar.
Cuando estamos enojados nuestro cuerpo también tiene que dejar de pelear. Hay personas que dejaron de pelear en su mente, pero siguen peleando en su cuerpo.


Tengo un futuro glorioso: Como es mi futuro va a ser mi presente. Cuando Dios llama a una persona lo primero que hace es hablarle del futuro.
Si en Samaria te rechazan, en Jerusalén te van a querer. Si fuiste rechazado vas a encontrar el lugar donde vas a ser bendecido.


Todo es mío: Si te echaron de un lugar que no te importe, andá a otro. Declará que todo es tuyo.


Cuando Jesús se encontró con estos hombres que le dijeron que iban a seguirlo siempre, el primero le dijo que le permitiera enterrar primero a su padre; Jesús a ese hombre le dijo que dejara de escuchar la voz del padre. El segundo le dijo que quería despedirse de su familia; ese hombre quería consultar. Tenés que dejar de guiarte por lo que los demás te dicen. Las voces externas tienen que desaparecer. Nadie puede ir hacia el futuro mirando para atrás.


La gente agrede para que seas como ellos. No dejes que la gente determine cómo vas a actuar.


Jer 17:5 Así dice el Señor: "¡Maldito el *hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor!


Aunque en Samaria no los recibieron, algo de Dios quedó allá y años después, cuando llegó Felipe se parió un avivamiento.


En el lugar donde te maltraten y te rechacen, algo de Dios va a quedar sembrado. Nunca pierdas la esperanza que tus enemigos sean cambiados. Hay lugares por los que hemos pasado pero todavía no cosechamos; quedate tranquilo, porque Dios va a enviar a un Felipe.


Donde hoy estás no es todo lo lejos que vas a llegar. Hay sueños más grandes.Enojo enfocado a la gente es tensión; enojo enfocado en la solución es expansión.Poné todos tus enojos en las soluciones; porque vamos para cosas grandes.



martes, 2 de septiembre de 2008

EL PAQUETE DE GALLETAS



Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en el que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora.
La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el tiempo.
Buscó un banco en el andén central y se sentó preparada para la espera.
Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario.
Imprevistamente, la señora observó como aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.
La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera, pero tampoco dejar pasar aquella situación o hacer de cuenta que nada había pasado; así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete y sacó una galleta, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.
Como respuesta, el joven tomó otra galleta y mirándola la puso en su boca y sonrió.
La señora ya enojada, tomó una nueva galleta y con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en el muchacho.
El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta.
La señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente.
Finalmente, la señora se dio cuenta de que en el paquete solo quedaba la última galleta.
"No podrá ser tan descarado", pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas.
Con calma el joven alargó la mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad, la partió exactamente por la mitad.Así, con un gesto amoroso, ofreció la mitad de la última galleta a su compañera de banco.

¡Gracias! - Dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad.
De nada. - Contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad

Entonces el tren anunció su partida...
La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón.
Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento vio al muchacho todavía sentado en él andén y pensó: "¡Que insolente, qué mal educado, qué ser de nuestro mundo!"
Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado.
Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletas INTACTO.
Cuantas veces nuestros prejuicios, nuestras decisiones apresuradas nos hacen valorar erróneamente a las personas y cometer las peores equivocaciones.
Cuántas veces la desconfianza, ya instalada en nosotros, hace que juzguemos, injustamente a personas y situaciones, y sin tener aun el por qué, las encasillamos en ideas preconcebidas, muchas veces tan alejadas de la realidad que se presenta.
Así, por no utilizar nuestra capacidad de autocrítica y de observación, perdemos la gracia natural de compartir y enfrentar situaciones, haciendo crecer en nosotros la desconfianza y la preocupación.
Nos inquietamos por acontecimientos que no son reales, que quizás nunca lleguemos a contemplar, y nos atormentamos con problemas que tal vez nunca ocurrirán.
Mateo 6:34 "Así que, no os congojéis por el día de mañana"