sábado, 7 de febrero de 2009

Por esto lo digo...

Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros.
Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados;
perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos.
Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo.
Pues a nosotros, los que vivimos, siempre se nos entrega a la muerte por causa de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo* mortal.
Así que la muerte actúa en nosotros, y en ustedes la vida.
Escrito está: "Creí, y por eso hablé."* Con ese mismo espíritu de fe también nosotros creemos, y por eso hablamos.

2 Corintios 4:7-13

-------------------------------#########-------------------------------------

Somos tan fragiles como vasijas de barro, sin embargo representamos al Alfa y Omega, único Dios y para El es la gloria por siempre.

Así que no podemos arrojarnos desde un 10º piso y continuar como si nada.
Siempre toda acción donde forzamos los límites nos trae consecuencias, la ley de la siembra y la cosecha.

Todo lo que hagas o dejes de hacer, toma un periodo de tiempo en crecer y en dar frutos, así como en la naturaleza tenemos diversas especies donde hay semillas que crecen y dan frutos en corto lapso, o demorado u otros les toma muchos años para crecer. Pero el resultado siempre llega.
La maleza crece por mas que se la corta, el proceso de crecimiento es debido a que sus semillas fueron plantadas de alguna manera, lo cierto es que fueron plantadas.
Que tengamos malezas en el campo de cultivo depende extrictamente del cuidado con el cual tratemos a ese campo.

Lo mas importante es preparar la tierra, sembrar sabiamente, cuidar las especies buenas y limpiar las malezas. Dios enviará la lluvia.

Es un circulo en la vida! Circulo implica que siempre se inicia.

Dios nos guarda y guia todo el tiempo, así que nosotros optamos estar bajo la sombra o alejarnos de Dios.

El esfuerzo nos abate, en circunstancias nos deja perplejos... entonces Dios nos dá fortaleza al no dejarnos desesperados, y nosotros permanecemos.

La lucha diaria provoca en ocaciones que nos persigan por nuestras constumbres, creencias, y mayormente por nuestro exito... entonces Dios otorga respaldo cuando nunca nos deja abandonados, y nosotros permanecemos.

Las acciones de vivir de victoria en victoria provoca que intenten derribarnos... Así Dios nos hace invencibles cuando no permite que nos destruyan y nosotros permanecemos.

Con esta manera de vida, donde quiera que vamos llevamos estas practicas en nuestro cuerpo (vida), la muerte de Jesús, como aquello que nos fortalece y dá esperanza, de tal manera la vida que entregó Jesuscristo se manifiesta en nuestra forma de vida.

Así pues, los que vivimos por la muerte de Jesús, permitimos que se manifieste la vida de Jesús en nuestro cuerpo mortal. Entonces la muerte actúa en nosotros y dá vida a todo aquel que busca de El.

Escrito está: "Creí, y por eso hablé."

Dios los Bendiga por siempre!!!

Ismael L. C.

No hay comentarios: