miércoles, 11 de febrero de 2009

Dos baldes...


En una aldea lejana y montaña adentro vivía una familia de campesinos cuya labor de la tierra era muy pesada ya que el agua para regar sus sembradíos se encontraba un poco lejos de su rancho. Cada día el granjero debía caminar cerca de media hora a un pozo cercano donde el extraía el agua. Dos baldes eran su compañía inmediata para traer agua a sus sembradíos. Uno de los baldes era optimista, el otro era negativo y pesimista. Un día los dos baldes platicaban acerca de su existencia y uno de ellos dijo: "No hay vida tan desilusionante como la mía, dijo el balde vacío mientras se aproximaba al pozo: " Siempre me alejo lleno, pero regreso a este pozo vació".

El otro balde le respondió: " Nunca ha habido una vida tan feliz como la mía" dijo el balde lleno cuando se alejaba del pozo; " Siempre vengo al pozo vacío, pero me voy de él lleno".

El poeta ingles William Shakespeare dijo: "En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira". No estamos de acuerdo con la primera parte porque sí sabemos que hay verdad y hay mentira, pero estamos de acuerdo con la segunda parte en que todo es según el color del cristal con que se mira.

No es lo que nos rodea, sino lo que llevamos por dentro lo que determina como enfrentamos la vida. Por eso es que tener al Señor Jesús en nosotros y vivir en los principios de la Palabra de Dios, va a cambiar totalmente nuestra perspectiva. Mira todo lo que EL llena dentro de ti, aunque te vacíes para dar de beber a otro, siempre podrás regresar al pozo para volverte a llenar.

Manantial de vida es la boca del justo, pero la boca de los malvados oculta violencia. Proverbios 10:11

No tuvieron sed cuando los llevó por los desiertos; les hizo brotar agua de la piedra; abrió la peña y corrieron las aguas. Isaías 48:21

Respondió Jesús y le dijo: -Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: "Dame de beber", tú le pedirías, y él te daría agua viva. Juan 4:10

No hay comentarios: