martes, 18 de noviembre de 2008

Tú determinas como llegar al mismo final.




Eclesiastés 9:2
Para todos hay un mismo final:
para el justo y el injusto,
para el bueno y el malo,
para el puro y el impuro,
para el que ofrece sacrificios
y para el que no los ofrece;
para el bueno y para el pecador,
para el que hace juramentos
y para el que no los hace.

• Como seres humanos nacemos por causa natural, en el vientre de nuestra madre.
• Todos estamos bajo las mismas condiciones de gestación. Dos células se unen dentro de un útero, no pudiendo solo de una célula (espermatozoide u óvulo) crearse un embrión y mucho menos fuera del útero.
Dada estas circunstancias, no hay súper poder que nos haga diferentes como seres humanos. Así también estamos destinados a morir, en tiempo y forma previamente escogidos a lo largo de nuestra vida.

Eclesiastés 9:6-10
Sus amores, odios y pasiones llegan a su fin, y nunca más vuelven a tener parte en nada de lo que se hace en esta vida.
¡Anda, come tu pan con alegría! ¡Bebe tu vino con buen ánimo, que Dios ya se ha agradado de tus obras!
Que sean siempre blancos tus vestidos, y que no falte nunca el perfume en tus cabellos.
Goza de la vida con la mujer amada cada día de la fugaz existencia que Dios te ha dado en este mundo. ¡Cada uno de tus absurdos días! Esto es lo que te ha tocado de todos tus afanes en este mundo.
Y todo lo que te venga a la mano, hazlo con todo empeño; porque en el *sepulcro, adonde te diriges, no hay trabajo ni planes ni conocimiento ni sabiduría.

• Todo, absolutamente todo llega a su fin en tiempo y forma, lo que alguna vez fue un todo, se vuelve una nada.
• La vida es una consecuencia de nuestra toma de decisiones, tenemos libre albedrío por la gracia de Dios. Para que nuestra vida sea vivida y no fue para sufrirla... Así como en el inicio Adán y Eva, ellos decidieron.

Juan 10:10
El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia (Jesucristo)

• Los problemas son oportunidades para aprender y crecer, cada persona que nos trata de manera injusta nos da la oportunidad de demostrarle a Dios lo bueno que podemos esforzarnos por ser, como hijos de Dios que somos.
• Acaso es correcto que el hijo del dueño de la hacienda trate mal al obrero, por más que este no se comportó de manera correcta?
• Todo llega a su fin en esta vida, nuestro paso por la misma está marcado por las decisiones que tomamos, es así como Dios quiere que iniciemos nuestra preparación para la eternidad, decidiendo donde queremos estar.
• Así que esfuérzate y sé valiente (Josué 1:1-9) para que te vaya bien en el inicio de tu largo camino de la mano de Dios.

Dios te guarde y bendiga ricamente a ti y a los tuyos!!!!

No hay comentarios: