viernes, 1 de agosto de 2008

¿Como lo voy a lograr?


¿Cómo estás hoy? Espero que bien.

Déjame hacerte una pregunta: ¿Alguna vez has fallado al intentar lograr algo? Has experimentado ese sentimiento de impotencia y frustración cuando algo que emprendiste no salió como esperabas?


Yo puedo decirte que sí lo he experimentado, y de hecho todos los días en mi trabajo enfrento situaciones así.


Hay días que las cosas no me salen como YO QUIERO! Hay días que parecen estar rotulados: "Día de fracaso", o "día de cero logros".


Pareciera que no hay manera de lograrlo, que no hay solución, que simplemente hemos fallado y tenemos que abandonar.


Pero he aprendido que cuando estoy ante una situación así, en vez de decirme a mí mismo "No puedo hacer esto", o " no puedo lograrlo", tengo que empezar no con una declaración negativa, sino con una pregunta:

¿Cómo puedo lograrlo?

¿Qué puedo hacer para que funcione?

¿Cómo podría hacerlo mejor?


Al formular este tipo de preguntas tu cerebro sale de la parálisis que creaste al emitir algo negativo y se empieza a poner en marcha. Cuando haces este tipo de preguntas el poder creativo de Dios en ti se pone a trabajar y es allí donde surgen las ideas y empiezas a considerar nuevas maneras de hacer algo que antes no habías visto.


La declaración negativa te paraliza, pero una pregunta te obliga a pensar y pone en marcha las capacidades creativas que Dios te dio.

"La vida es una serie de oportunidades para resolver problemas. Las dificultades que enfrentas pueden derrotarte o desarrollarte, dependiendo de cómo respondes a ellas" Rick Warren


Muchas veces no puedes controlar lo que te sucede, pero sí puedes controlar tu actitud frente a lo que te sucede.


A ti que estas leyendo, "Deja en manos de Dios todo lo que haces, y tus proyectos se harán realidad"

- Proverbios 16.3

No hay comentarios: